Categories
blog

Not your keys, not your coins

Tiempo de lectura: 4 minutos

Most people buy their first cryptocurrencies through an exchange or a custodial wallet. But to get a deep dive into the crypto world, it is important to understand the difference between an exchange and a self-custodial wallet.

Exchanges play a very important role in crypto, because they facilitate on-ramp with fiat money. You can transfer dollars or euros and use them to buy bitcoin or Ether with a few clicks, but we must remember that exchanges are centralized solutions.

The true Bitcoin philosophy is decentralization. And to get real decentralization, we need a self-custodial wallet.

Self-custodial wallet vs Exchange (or custodial wallet)

Let’s start from the beginning: cryptocurrencies work with combinations of public and private keys. A public key is like an email – everyone knows it and can send crypto to your address easily. The private key, on the contrary, is used to unlock and use crypto associated with a public key, and therefore it must be kept secret.

Some people think that wallets “store” your crypto, but the truth is that a wallet is really just a software that helps you manage your public and private keys to render your interactions with the blockchain smoother. Therein lies the main difference between a decentralized wallet and a centralized exchange or wallet.

In a decentralized wallet, it is the user who owns and controls the private keys. That is why this type of wallet is known as self-custodial; the user maintains custody of their crypto at all times.

Exchanges, on the other hand, do not give users real control of their assets. When you create an account in a centralized exchange, they will ask you to define an email and a password that you will use to enter the exchange’s platform. However, they do not give you the private keys needed to truly own the crypto.

The confusing thing is that many exchanges give you a public key from which to withdraw or receive crypto. This creates an illusion of decentralization. The private keys are controlled by the exchange, which acts as an intermediary. This is where the term “custodial” comes from; the intermediary keeps the custody of your crypto assets.

Not your keys, not your coins

Self-custodial wallets are those that give users full control of their assets. In self custodial wallets, the private keys are under the possession of the owner of the wallet. But what does it mean to have control over the private keys?

The private key is a code of numbers and letters stored in an encrypted file. Centralized exchanges or custodial wallets maintain large databases with their users’ private keys and must protect them from possible theft or hacker attacks.

The user depends on the exchange not only for the control and safe storage of the keys, but also to be able to use the crypto associated with that key. To send bitcoin or Ether from a centralized wallet, you need the exchange’s permission. If something happens to the company behind the exchange, you might lose your crypto forever.

Self-custodial wallets store the private keys on a device under user control. The user can access their funds at all times, without having to depend on anyone to carry out the transaction. In case there is a problem with the wallet, you can access your funds from another wallet and even from another device. Let’s see how in the next section.

How to recover the private keys?

Using a self-custodial wallet has many benefits, but it also carries greater responsibility. The user is the sole owner of the private keys, so you must ensure that they are not lost. There is no “recover your password” button or anyone to claim in case of loss. However, it is not as complex as it seems.

To facilitate the protection and maintenance of private keys, most decentralized wallets use what is known as a “seed phrase” or “recovery phrase”. It is a phrase of 12 or 24 words randomly selected that allows you to recover your account from any other compatible wallet.

What’s the magic? Well, the 12-word phrase is cryptographically related to your private keys, so it serves as a proof of ownership of the crypto. The main benefit is that it is much easier to write down and remember. It is advisable to write the twelve words on a laminated paper and keep it in a safe place. Some people even recommend making a few copies in case you lose the original.

If you happen to have a problem with your wallet or with the device where it was installed, you can use this phrase to recover your crypto easily. It is like a magic code that allows you to recover your funds anywhere. That’s why you must make sure that you do not lose access to the 12 word phrase.

Types of self-custodial wallets

There are several types of self-custodial wallets, depending on where the private keys are stored.

Hardware Wallets: it is a pen drive-like device where the private keys are stored. It is considered one of the safest options since it is not connected to the internet and therefore less susceptible to hacker attacks.

Web Wallets: they usually work as a browser extension. The user downloads the wallet and then accesses their crypto through a login. The keys are stored on the device that was used to create the wallet.

Mobile Wallets: they are conceptually similar to web-wallets, but work like an application that has to be downloaded to your smartphone. Keys are encrypted and stored on the device. Defiant is one example of a mobile wallet.

Desktop Wallet: these are programs that reside on a computer. Private keys are kept in computer storage.

The power of decentralization

Satoshi Nakamoto decided to title the Bitcoin whitepaper as follows:

“Bitcoin: A Peer-to-Peer Electronic Cash System” 

Bitcoin was designed as a fully decentralized payment system and that is what makes it so valuable. Thanks to cryptocurrencies, we can transfer value anywhere in the world without the need for an intermediary to validate our transactions. While exchanges and centralized wallets add a lot of value to the ecosystem, self-custodial wallets are much better suited to the bitcoin philosophy.


Image: dailyfintech.com

Categories
blog

Not your keys, not your coins

Tiempo de lectura: 4 minutos

Por Santiago Cristóbal, Community Builder en Defiant

La mayoría de las personas compra sus primeras criptomonedas a través de un exchange o una wallet custodial. Pero para sumergirse verdaderamente en el mundo cripto, es importante conocer y entender el concepto de wallet self-custodial. ¿Cuál es la diferencia entre una wallet self-custodial y un exchange o wallet custodial?

Los exchanges cumplen un rol muy importante dentro del mundo cripto, porque facilitan la compra de criptomonedas con dinero fiat. Uno puede transferir dólares o pesos y usarlos para comprar bitcoin o Ether con un par de clics, pero son soluciones centralizadas.

La verdadera filosofía Bitcoin es la descentralización. Y para eso, necesitamos una wallet self-custodial.

Wallet self-custodial vs Exchange o wallet custodial

Antes que nada, volvamos a las bases: las criptomonedas funcionan con combinaciones de llaves públicas y llaves privadas. Una llave pública es como un email: todo el mundo la conoce y puede enviar cripto a tu dirección fácilmente. La llave privada, por el contrario, se usa para poder usar las cripto asociadas a una llave pública, y por ende es secreta.

Muchas veces se dice que una wallet “almacena” tus cripto, cuando en realidad la wallet es simplemente un software que te ayuda a gestionar tus llaves públicas y privadas para poder interactuar con la blockchain. Ahí radica la principal diferencia entre una wallet descentralizada y un exchange o una wallet centralizada.

En una wallet descentralizada, es el usuario quien posee y controla las llaves privadas. Por eso se conoce a este tipo de wallet como self-custodial; el usuario mantiene la custodia de sus cripto en todo momento.

Los exchanges, por el contrario, no dan a los usuarios el control real de sus activos. Cuando te haces una cuenta en un exchange, seguramente te pidan definir un mail y una contraseña que vas a poder usar para entrar a la página del exchange y comprar o vender activos, pero no te dan las llaves privadas necesarias para poseer verdaderamente las cripto.

Lo confuso es que muchos exchanges te dan una llave pública de la cual retirar o recibir cripto. Esto genera la falsa sensación de que se pueden realizar transferencias realmente descentralizadas. Sin embargo, quién controla las llaves privadas es el exchange, por lo que hace de intermediario en cada transacción. De ahí que se trate de una solución “custodial”; el exchange tiene la custodia de tus activos.

Not your keys not your coins

Las wallet self-custodial son aquellas que dan control total a los usuarios. Las llaves privadas están bajo poder del dueño de la wallet. Pero, ¿qué significa tener las llaves privadas?

Por supuesto que no se trata de una llave de bronce que se guarda en un sobrecito en el fondo de un cajón. La llave privada es un código de números y letras que se guarda en un archivo encriptado. Los exchanges o wallets centralizadas mantienen grandes bases de datos con las llaves privadas de sus usuarios y deben protegerlas de posibles robos o ataques de hackers.

El usuario depende del exchange no solo para el control y guardado seguro de las llaves, sino también para poder usar las cripto asociadas a esa llave. Para enviar bitcoin o Ether desde una wallet centralizada, necesitas el permiso del exchange. Si algo sucede con la empresa, es posible que pierdas tus cripto para siempre.

Las wallet self custodial almacenan la llave privada en un dispositivo bajo control del usuario. El usuario puede disponer de sus fondos en todo momento, no depende de nadie para poder realizar la transacción. En caso de que haya algún problema con la wallet, puede usar sus fondos desde otra wallet e incluso desde otro dispositivo. Veamos cómo en la próxima sección.

¿Cómo recuperar las llaves privadas?

Usar una wallet self-custodial tiene muchísimos beneficios, pero también conlleva una mayor responsabilidad. El usuario es el único dueño de las llaves privadas, por lo que debe asegurarse de no perderlas. No existe un botón de “recupera tu contraseña” ni nadie a quién reclamarle en caso de pérdida. Sin embargo, no es tan complejo como parece.

Para facilitar la protección y mantenimiento de las llaves privadas, la mayoría de las wallets descentralizadas usan lo que se conoce como “frase semilla” o “frase de recuperación”. Se trata de una frase de 12 ó 24 palabras seleccionadas aleatoriamente que te permiten recuperar tu cuenta.

El secreto está en que la frase de 12 palabras está relacionada criptográficamente a tus llaves privadas, por lo que sirve para demostrar quién es el verdadero dueño de las criptomonedas. La ventaja es que es mucho más fácil de anotar y recordar. Se aconseja escribir las doce palabras en un papel plastificado y guardarlas en un lugar seguro. Algunos incluso recomiendan realizar un par de copias, para mayor seguridad.

En caso de que tengas un problema con tu wallet o con el dispositivo donde instalaste la wallet, es posible usar esta frase para recuperar las cripto fácilmente. Es como un código mágico que te permite recuperar tus fondos donde sea. Por eso es fundamental asegurarse de no perder acceso a la frase de 12 palabras, de que nadie más pueda usarlas.

Tipos de wallets self-custodial

Existen varios tipos de wallets self-custodial, según donde estén almacenadas las llaves privadas.

  • Hardware Wallets: se trata de un dispositivo similar a un pendrive donde se guardan las llaves privadas. Se considera una de las opciones más seguras ya que no está conectada a internet y por ende es menos susceptible a ataques de hackers.
  • Web Wallets: suelen funcionar como una extensión del navegador. El usuario se descarga la wallet y luego accede a sus cripto a través de un login. Las llaves están guardadas en el dispositivo que se usó para crear la wallet.
  • Mobile Wallets: son conceptualmente similares a las web-wallets, pero funcionan como una aplicación descargada al teléfono. Las llaves se encriptan y se almacenan en el dispositivo. Defiant es un ejemplo.
  • Desktop Wallet: son programas que residen en una computadora. Las llaves privadas se guardan en el almacenamiento de la computadora.

El poder de la descentralización

Satoshi Nakamoto decidió titular el whitepaper de Bitcoin de la siguiente manera:

“Bitcoin: A Peer-to-Peer Electronic Cash System” 

En español, quiere decir “un sistema de efectivo electrónico entre pares”. Bitcoin fue diseñado como un sistema de pago totalmente descentralizado y eso es lo que lo hace tan valioso. Gracias a las criptomonedas podemos transferir valor a cualquier parte del mundo sin necesidad de que un intermediario valide nuestras transacciones. Si bien los exchanges y las wallets centralizadas aportan mucho valor al ecosistema, las wallets self-custodial se adaptan muchísimo mejor a la filosofía bitcoin. 


Fuente de la imagen: dailyfintech.com


¿Te gustó el artículo? Te invitamos a dejarnos tu opinión en nuestro grupo de Telegram

Categories
blog

Remesas instantáneas y a bajo costo utilizando criptomonedas

Tiempo de lectura: 4 minutos

Por Fiorella Scantamburlo, CMO

Las remesas son una fuente importante de ingresos para millones de familias en países en desarrollo. Sin embargo, enviar dinero entre países es costoso, debido a las tarifas que cobran los intermediarios. Utilizar criptomonedas podría ser la opción ideal para superar este problema.

¿Qué son las remesas?

La Organización Internacional para la Migración (OIM) define a las remesas como transferencias financieras hechas por los migrantes a amigos y familiares en su país de origen.

Muchos países pobres o en desarrollo se caracterizan por tener a millones de personas que abandonaron sus territorios en busca de mejores horizontes económicos o políticos, y desde sus nuevos destinos contribuyen con la economía de sus grupos familiares enviando remesas.

De esta forma, las remesas representan un beneficio significativo para los países, en particular para los países de ingresos bajos y medios, ayudando a satisfacer la creciente necesidad de las familias de contar con medios de subsistencia.

Las remesas en el mercado tradicional

El mercado de remesas a nivel mundial es un indicador tan grande que no se puede dejar de un lado. El año pasado, en 2020, se preveía que los flujos de remesas se reducirían a un 20% debido a la crisis económica causada por el COVID-19. Sin embargo, contra todas las proyecciones, los flujos de remesas sólo cayeron un 1,6% alcanzando los USD 540 000 millones, según informa el Banco Mundial.

Los países que recibieron más remesas en 2020 son India (75.916 millones de dólares en 2019), China (59.507 millones), México (40.508 millones) y Filipinas (33.339 millones).

Tarifas y comisiones abusivas

Frente al aumento del volumen del envío de remesas en todo el mundo, surgieron en los últimos años varios servicios que funcionan de intermediarios: Paypal, Moneygram o Western Union son algunos de ellos.

Si bien solucionan el problema del envío y recepción de dinero, la realidad es que las comisiones hoy son muy altas -entre un 5 y un 15%-, sobre todo porque quienes reciben necesitan aprovechar cada centavo del dinero.

Los costos de envío de remesas son altos por muchas razones, incluidas el bajo grado de desarrollo de la infraestructura financiera en algunos países, la competencia limitada, los obstáculos regulatorios, la falta de acceso al sector bancario de las personas que envían o reciben remesas, y las dificultades para los migrantes para obtener la documentación de identificación necesaria para entrar en el sistema financiero formal.

Sin embargo, el factor más importante para que los precios de envío de remesas sean altos es la falta de transparencia en el mercado. Es difícil para los consumidores comparar precios porque hay diversas variables que determinan los precios de envío de remesas. Los precios de las remesas están generalmente compuestos de una comisión fija, un margen variable ligado con el tipo de cambio cuando las remesas son pagadas y recibidas en diferentes monedas, y, a veces, un impuesto cargado al receptor de los fondos. Además estos componentes pueden variar en función de la forma en que el receptor recibe el dinero, la rapidez de la transferencia, entre otros factores.

El elevado costo de las remesas es tan grande que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) lo atendió en el punto 10.c de sus Objetivos para el Desarrollo Sostenible: disminuir el costo del envío de dinero a menos del 3%

Tarifas y comisiones abusivas

Una de las grandes ventajas que ofrecen las criptomonedas es que no dependen de ninguna entidad bancaria. Esto se traduce en que no están atadas a gobiernos. Al sumar a esta ecuación su condición de moneda digital, se puede asegurar que son libres de barreras geográficas.

Las transacciones de criptomonedas pueden realizarse de persona a persona, es confirmada por la blockchain y se completa en fracciones de segundo. 

Es decir: se eliminan los intermediarios y el único fee que se paga es el de la blockchain, que representa sólo centavos de dólar. Por ejemplo, el envío de Dollar on Chain (DOC) a través de la red de RSK cuesta 0,11 USD, sin importar el monto que se envíe, el fee de la red es siempre el mismo.

Screenshot de Defiant Wallet, envío de Dollar on Chain (DOC)

Un sistema que respeta el anonimato

La tenencia y recepción de criptomonedas no nos demanda tener ninguna documentación. Simplemente necesitamos tener una wallet donde podamos recibir nuestras criptomonedas y para ello no se nos demanda ningún tipo de proceso legal burocrático. Si bien es cierto que muchos exchanges nos demandan pasar por un proceso de Know Your Customer (KYC), este procedimiento solo busca comprobar nuestra identidad, no entra a evaluar aspectos legales desde el punto de vista migratorio.

Transacciones inmediatas

A pesar de los esfuerzos que se han hecho dentro del sistema tradicional para lograr que las transferencias bancarias y los envíos de dinero en efectivo se hagan lo más rápido posible, todavía no han podido adecuarse a la velocidad del mercado. Podemos ver que suelen operar nada más en los días hábiles laborales, siendo imposible transferir dinero fuera de horas laborales, los fines de semana o días feriados.

Las redes blockchain, tecnología sobre la cual están creadas las criptomonedas, están operativas las 24 horas, los 7 días a la semana para lograr que las transferencias se realicen en cualquier momento que decidamos realizarlas.

La mejor alternativa para enviar remesas

En países con problemas económicos, las remesas son esenciales. Es por este motivo que es crucial que las personas conozcan las alternativas y decidan usar la mejor opción en pos de resguardar el valor de su dinero. 

Las criptomonedas ofrecen una gran ventaja por las características que mencionamos anteriormente. Desde Defiant confiamos en la creciente adopción de las criptomonedas para hacer remesas y por ello decidimos brindar una herramienta que permita a las personas enviar y recibir dinero, de forma simple, económica e inmediata.


Fuente de la imagen: https://blog.todo1services.com/


¿Te gustó el artículo? Te invitamos a dejarnos tu opinión en nuestro grupo de Telegram

Categories
blog

¿Son las DAOs realmente descentralizadas?

Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Santiago Cristobal, Community Builder

Conceptualmente, una DAO es una forma de organización que permite tomar decisiones de forma descentralizada, transparente y segura. Facilita que los miembros de la organización participen de manera simple y efectiva. El secreto está en que las reglas o leyes que regulan a una DAO están escritas en smart contracts, por lo que son inalterables y totalmente abiertas.

Teniendo esto en cuenta, podemos decir que, en la práctica, una DAO es una organización que utiliza smart contracts para auto-regularse. El término DAO, o Decentralized Autonomous Organization, viene del inglés y significa Organización Autónoma Descentralizada.

¿Qué significa que una DAO se auto-regula?

Imaginemos la gestión de una organización tradicional desde estos tres pilares: un mecanismo para tomar decisiones, un mecanismo para ejecutar esas decisiones y una autoridad externa que regule el resultado de esa ejecución.

En general, las organizaciones usan estructuras jerárquicas para tomar decisiones (pensemos en el típico organigrama de una empresa, con los gerentes a la cabeza y los empleados en la base de la pirámide). 

Normalmente existe una serie de reglas que determinan qué se puede hacer y limitan esa toma de decisión (pensemos en el código de conducta, estatuto de la organización, etc.).

Finalmente, hay una o varias entidades externas que regulan o supervisan el funcionamiento de la organización, desde varios puntos de vista. Volviendo al ejemplo de una empresa, está regulada por sindicatos, leyes, distintas instituciones gubernamentales, organizaciones supraempresariales, etc.

Una DAO no depende de ninguna autoridad central para funcionar, tiene una estructura horizontal que permite tomar decisiones descentralizadas, un sistema de smart contracts que garantiza el correcto funcionamiento y la ejecución transparente e inalterable de las decisiones tomadas por la organización.

Seguramente están familiarizados con el concepto de dApp, o aplicación descentralizada. Una forma sencilla de pensar una DAO, es entenderla como un subtipo de dApp, que no solo descentraliza el funcionamiento de la aplicación, sino también la toma de decisiones dentro del protocolo.

Origen de una DAO – más allá del concepto teórico

Pero más allá de las conceptualizaciones teóricas, en la práctica la mayor parte de las DAOs que han logrado altos niveles de crecimiento y participación no son 100% autónomas ni 100% descentralizadas, ya que dependen de fundaciones o empresas para funcionar. 

Aún así, sigue siendo una forma de organización más eficiente que las organizaciones del mundo tradicional. Podemos imaginarlo como una corporación con reglas escritas en código y ejecutadas automáticamente.

Un ejemplo muy claro es el de MakerDAO, la DAO detrás de la stablecoin descentralizada más importante y revolucionaria del mundo cripto: DAI. Analicémoslo con un poco más de detalle. Maker nace con un objetivo muy claro: crear una criptomoneda estable 100% descentralizada que la gente pueda usar en su día a día.

Si bien Maker se proyectó como una DAO desde su origen, para hacer realidad su visión fue necesario mucho trabajo: desarrollo de software, marketing y comunicación, integración con otros productos o proyectos, etc, etc. Para llevar a cabo este tipo de tareas es necesario ser una organización ágil y eficiente. Es por eso que se creó la fundación Maker, una fundación pensada para respaldar las necesidades de la DAO y apoyar su crecimiento y desarrollo.

¿Por qué trajimos este ejemplo a la mesa? Porque luego de un largo camino de aprendizaje, la fundación Maker anunció su disolución total para fines de este año (2021), marcando un hito en la historia de las organizaciones descentralizadas. La DAO ha alcanzado un nivel de madurez suficiente como para auto-gestionarse a través de distintos mecanismos conocidos como protocolos de gobernanza.

Otros ejemplos de DAOs que apuntan a seguir los pasos de Maker son PancakeSwap, Proof of Humanity o Axie. Son organizaciones con objetivos y orígenes totalmente contrapuestos, pero que mantienen la siguiente lógica:

  1. Se crea el producto de la mano de una organización centralizada (fundación, empresa, etc.).
  2. Se implementa un sistema de gobernanza para que la comunidad (los miembros de la DAO) participen de algunas decisiones mientras la organización centralizada sigue manejando los hilos del proyecto.
  3. Paulatinamente se delegan todas las decisiones a la DAO, que eventualmente alcanza una autonomía suficiente como para no depender de la organización centralizada que dio vida al proyecto.

Mariano Di Pietrantonio, quien trabajó mucho tiempo en la fundación Maker y tiene un rol muy activo en la DAO, comparó este proceso con la crianza de un ser humano. Casi todos tenemos la capacidad de ser autónomos y autorregularnos en edad adulta. Sin embargo, somos totalmente incapaces de sobrevivir a nuestros primeros años de vida sin ayuda. 

Necesitamos que nos protejan, alimenten y enseñen miles de cosas antes de poder emanciparnos. Lo mismo sucede con las DAOs, que en sus orígenes dependen de organizaciones centralizadas para crecer y desarrollarse.

Las bases de un futuro descentralizado

Lo cierto es que si bien la mayoría de las DAOs del presente no son del todo descentralizadas ni del todo autónomas, representan un cambio de paradigma total en cuanto a organización del trabajo y al rol de la comunidad. Más allá de la experiencia de MakerDAO, el potencial de esta nueva forma de organizarnos es infinito.


Fuente de la imagen: https://underscore.vc/blog/the-future-is-dao-a-primer-on-daos-and-their-explosive-growth/


¿Te gustó el artículo? Te invitamos a dejarnos tu opinión en nuestro grupo de Telegram

Categories
blog

Stablecoins: Conceptos y Aplicaciones — Argentina, el prototipo ideal

Tiempo de lectura: 4 minutos

Por Sergio Iván Bravo, Co-Fundador de Defiant

Los últimos años han sido bastante difíciles para varias economías emergentes como la Argentina. Más allá de los efectos de la pandemia, un evento con todas las características de cisne negro, la declive Argentina viene del 2018, un año que dio inicio a un periodo de constante depreciación del peso, inflación descontrolada y fuerte caída de la industria.

Las consecuencias del desequilibrio macroeconómico afectan no solamente las expectativas de crecimiento y estabilidad, sino también el mercado cambiario. Para contrarrestar la enorme devaluación sufrida desde 2018 al día de hoy, se aplicaron varias restricciones e impuestos a la compra de dólares y otras monedas extranjeras. Actualmente, la compra de dólares está restringida a 200 dólares mensuales por persona y gravada con dos impuestos acumulativos del 30% y 35%.

El resultado es el mismo de siempre: un mercado paralelo de dólares ilegal y una brecha de más del 80% entre el tipo de cambio oficial y el tipo de cambio real.

Por otra parte, el mercado de las criptomonedas sigue creciendo año tras año, dando lugar a nuevos casos de uso y soluciones innovadoras a los problemas existentes. Una solución que en los últimos años se ha afianzado notablemente dentro de la industria es el concepto de stablecoins, criptomonedas estables.

¿Qué es una stablecoin?

Tal como lo dice su nombre en inglés, una stablecoin es una criptomoneda de precio estable/fijo, es decir, que su valor es invariante en el tiempo. Su valor está ligado a un activo estable como el dólar, el euro o el oro. Al igual que cualquier otra criptomoneda, está construida sobre una cadena de bloques y, por lo tanto, se beneficia de su seguridad, transparencia y accesibilidad.

Pero, ¿por qué son importantes? Las stablecoins vuelven a materializar la idea primigenia de moneda digital. El objetivo principal detrás de la creación de bitcoin era el de reemplazar el dinero convencional, dando lugar a dinero digital descentralizado. Sin embargo, su tratamiento como activo financiero y la especulación y volatilidad características de los mercados lo alejaron de su esencia. En este contexto, una moneda digital, descentralizada y estable podría convertirse en un medio global de intercambio. Mantienen las ventajas de bitcoin y otras criptos, pero reducen el riesgo de volatilidad.

Una moneda digital, descentralizada y estable podría convertirse en un medio global de intercambio

Tipos de stablecoins

En principio, podríamos diferenciar las stablecoins entre centralizadas y descentralizadas. Pero, en la actualidad, existen tres tipos predominantes:

  • Colateralizadas con FIAT:

Este tipo de stablecoin es el más común y utilizado. Su valor está ligado directamente con el dólar estadounidense (aunque podría utilizarse cualquier otra divisa estable, como el euro). Es meramente la representación de un dólar en su equivalente digital, es decir, de paridad 1:1. Consecuentemente, es inmune a la volatilidad del mercado de las criptomonedas. Al estar arraigado directamente con el dólar, divisa emitida por un ente único, podemos afirmar que es de carácter centralizado.

El caso más conocido de este tipo es el Tether (USDT), que está respaldado por el dólar estadounidense.

  • Colateralizadas con criptomonedas:

Tal como lo indica su nombre, son stablecoins cuyo valor está respaldado por criptomoneda. Esto permite que sea una moneda completamente descentralizada y 100% transparente, ya que toda transacción es registrada en una blockchain pública. Pero podríamos preguntarnos, ¿cómo es posible mantener un valor estable respaldándose en un activo altamente inestable? Para resolver este problema, se establece una paridad de 2:1 entre la stablecoin y la criptomoneda seleccionada. Es decir, la stablecoin está colateralizada en un 200%. Este porcentaje permite logra absorber la volatilidad del mercado de criptoactivos y, así, mantener la estabilidad. Además, existen mecanismos de liquidación que garantizan la seguridad del proyecto ante posibles caídas en el precio de la criptomoneda que se usa como respaldo.

El caso más conocido de este tipo es el DAI de MakerDAO. Otra criptomoneda que está ganando adopción es DoC (Dollar on Chain), del protocolo Money on Chain.

  • No colateralizadas o algorítmicas:

La tercera categoría de stablecoins son las que no cuentan con una garantía respaldada por activos en general. En cambio funcionan a través de algoritmos y contratos inteligentes que emulan ser un banco de reserva digital. Se basa en el enfoque conocido como Seignorage Shares.

¿De qué forma mantenemos el valor de una stablecoin algorítmica? Simple, el contrato inteligente tendrá un sólo mandato: emitir una divisa que se intercambiará a $1 dólar. De ésta forma, jugamos con el clásico modelo de oferta/demanda. Por ejemplo, supongamos que nuestra moneda se está intercambiando a $2 dólares por unidad. Esto quiere decir que el precio es demasiado alto. Para contrarrestar esto, el contrato inteligente emitirá nuevas monedas y las “subastará” en el mercado abierto, incrementando de esa manera el suministro y estabilizando la moneda a $1 dólar por unidad nuevamente.

La pionera en stablecoins algorítmicas fue Basecoin, proyecto basado exclusivamente en Seignorage Shares, pero que está en stand-by momentáneamente. Actualmente UST, de la blockchain de Terra, está obteniendo muy buenos resultados en cuanto a estabilidad y resiliencia del sistema.

Caso de Aplicación: Argentina

Como mencionamos al principio del artículo, las constantes limitaciones a la compra de divisas extranjeras limitan las posibilidades de ahorro de los argentinos. En un país con una inflación mayor al 50% anual, no poder acceder a activos que resguarden su valor en el tiempo es absolutamente detrimental para el ahorro.

Aquellos que quieran escaparle a la devaluación que sufre el peso argentino día a día sin tener que asumir el riesgo de volatilidad de criptomonedas como bitcoin o Ether, pueden apoyarse en stablecoins como DAI, DOC o UST.

En este contexto, las stablecoins se presentan como una opción más que interesante no solo para adeptos al mercado y sus vaivenes, sino también para el inversor convencional. No sólo contamos con su calidad de completo anonimato y conservación de valor a través del tiempo, si no que maximizamos nuestro poder de ahorro. Y, por sobre todas las cosas, tenemos control total de nuestras finanzas, sin terceros de confianza. Contamos con todas las herramientas necesarias para lograrlo.

En el mundo de las criptomonedas, la educación es fundamental, por lo que invitamos al lector a instruirse y seguir aprendiendo. Por más pequeña que sea la “inversión”, del lado tecnológico suma sustancialmente. Ante estas regulaciones de estado cada vez más restrictivas, el surgimiento de nuevas tecnologías es vital para buscar soluciones que nos devuelvan nuestra soberanía económica. Será cuestión de tiempo, y adopción.


Recursos

[1] Blockchain: The State of Stablecoins (2018). https://www.blockchain.com/ru/static/pdf/StablecoinsReportFinal.pdf

[2] Stablecoins: Designing a price stable cryptocurrency. (2018, Febrero 18). https://hackernoon.com/stablecoins-designing-a-price-stable-cryptocurrency-6bf24e2689e5

[3] Stablecoins: Casos de Uso (2018, Diciembre 7) https://medium.com/makerdao/stablecoins-casos-de-uso-f4d59f21980c


¿Te gustó el artículo? Te invitamos a dejarnos tu en nuestro grupo de Telegram

Categories
blog

Blockchain + stablecoins = impacto social

Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Celina Nieman*, Co-CEO de Defiant Wallet

Las finanzas descentralizadas (DeFi) están a punto de poner de cabeza al sistema financiero global.

Amantes y detractores vaticinan efectos extremos, mientras la gente común se pregunta simplemente si debería o no comprar algo de cripto, ya sea para diversificar sus inversiones o para no quedarse afuera si vuelven a subir.

Pero la joya de este desarrollo tecnológico no está asociada a la especulación sino a la potencia de su aplicación a la economía real:

Las finanzas descentralizadas y las criptomonedas estables tienen el poder de  disminuir rotundamente la inequidad financiera en el mundo.

Para entenderlo, pongámoslo así: hoy cualquier persona con un celular y conexión a internet, ya puede crear su billetera cripto y self-custodial (ser única dueña de sus llaves) en pocos minutos. Sin necesidad de llenar un formulario, presentar factura de servicios a su nombre o presentar un DNI.

Pasa así a formar parte de un libro contable global, descentralizado y validado por una cantidad inmensa de nodos de procesamiento, donde quedan registradas de forma transparente, todas las transacciones que se hacen y todas las billeteras que hay.

A partir de aquí, la segunda innovación: en su billetera podrá tener acceso no sólo a las conocidas criptomonedas volátiles, como bitcoin, sino también, gracias a distintos protocolos, a criptomonedas estables o “stablecoins”. La estabilidad en el precio se logra gracias a protocolos de colateralización con otros activos, y se mueven uno a uno a la par del dólar. Ejemplo de criptomonedas estables descentralizadas son el Dollar on Chain (DOC) o el DAI.

Desde cualquier billetera podrá enviarlas y recibirlas al instante, a muy bajo costo.

Las personas más pobres del mundo no sólo no están bancarizadas y tienen monedas que se devalúan, sino que además pagan costos altísimos (entre 5% y 15%) para enviar y recibir dinero entre países. Este problema es tan grande que la ONU lo atendió en el punto 10.c de sus Objetivos para el Desarrollo Sostenible: Disminuir el costo del envío de remesas a menos del 3%. Nuevamente, esto es posible hoy, utilizando esta tecnología.

Junto a colegas de distintos ámbitos, llevo varios años trabajando en identificar, diseñar e implementar las mejores soluciones para paliar la inequidad económica y financiera en el mundo. La combinación del acceso a productos del sistema financiero descentralizado sobre blockchain y a criptomonedas estables pueden resolver estos problemas a escala, de forma práctica y no burocrática.

DeFi ya está ocurriendo y es irrefrenable, porque es descentralizado, a diferencia de los bancos, las financieras e incluso algunos proyectos cripto que mediatizan el vínculo de blockchain con sus clientes.

¿Interrogantes? Cientos. Sobre todo en relación a cuestiones legales e impositivas. Los reguladores tienen mucho trabajo por hacer y un gran desafío: la tecnología ya existe, es antifrágil, es universal y está creciendo a la misma velocidad con que lo hizo internet.

¿Qué más podemos esperar de esta tecnología, al servicio de la humanidad? Sobre blockchain se están explorando y desarrollando también la justicia descentralizada, las organizaciones autónomas descentralizadas (DAOs), el ingreso básico universal y el acceso a créditos sin discriminación de orígen, en base a la trazabilidad de cumplimiento, entre otros. 

¿Blockchain es la única solución posible? Seguro que no. Es solo una herramienta. Como en la analogía de la ciencia y el martillo, el desafío es ponerlas a trabajar al servicio de la vida y del bien común.

De nuestro lado, en Defiant Wallet trabajamos a toda velocidad para llevar esta solución al bolsillo de todas las personas, desarmando la última barrera para la adopción de todo lo que funciona para alcanzar el impacto social: la simplicidad.


Celina Nieman – Co-CEO

MBA y Lic. en  Psicología. Trabajó en gobiernos y ONGs a nivel internacional. Durante los últimos 4 años se desempeñó como Jefa de Gabinete de la Secretaría de Economía Social de la Nación y hoy busca el impacto social a través de las finanzas y la tecnología.