Categories
blog

¿Son las DAOs realmente descentralizadas?

Tiempo de lectura: 3 minutos

Por Santiago Cristobal, Community Builder

Conceptualmente, una DAO es una forma de organización que permite tomar decisiones de forma descentralizada, transparente y segura. Facilita que los miembros de la organización participen de manera simple y efectiva. El secreto está en que las reglas o leyes que regulan a una DAO están escritas en smart contracts, por lo que son inalterables y totalmente abiertas.

Teniendo esto en cuenta, podemos decir que, en la práctica, una DAO es una organización que utiliza smart contracts para auto-regularse. El término DAO, o Decentralized Autonomous Organization, viene del inglés y significa Organización Autónoma Descentralizada.

¿Qué significa que una DAO se auto-regula?

Imaginemos la gestión de una organización tradicional desde estos tres pilares: un mecanismo para tomar decisiones, un mecanismo para ejecutar esas decisiones y una autoridad externa que regule el resultado de esa ejecución.

En general, las organizaciones usan estructuras jerárquicas para tomar decisiones (pensemos en el típico organigrama de una empresa, con los gerentes a la cabeza y los empleados en la base de la pirámide). 

Normalmente existe una serie de reglas que determinan qué se puede hacer y limitan esa toma de decisión (pensemos en el código de conducta, estatuto de la organización, etc.).

Finalmente, hay una o varias entidades externas que regulan o supervisan el funcionamiento de la organización, desde varios puntos de vista. Volviendo al ejemplo de una empresa, está regulada por sindicatos, leyes, distintas instituciones gubernamentales, organizaciones supraempresariales, etc.

Una DAO no depende de ninguna autoridad central para funcionar, tiene una estructura horizontal que permite tomar decisiones descentralizadas, un sistema de smart contracts que garantiza el correcto funcionamiento y la ejecución transparente e inalterable de las decisiones tomadas por la organización.

Seguramente están familiarizados con el concepto de dApp, o aplicación descentralizada. Una forma sencilla de pensar una DAO, es entenderla como un subtipo de dApp, que no solo descentraliza el funcionamiento de la aplicación, sino también la toma de decisiones dentro del protocolo.

Origen de una DAO – más allá del concepto teórico

Pero más allá de las conceptualizaciones teóricas, en la práctica la mayor parte de las DAOs que han logrado altos niveles de crecimiento y participación no son 100% autónomas ni 100% descentralizadas, ya que dependen de fundaciones o empresas para funcionar. 

Aún así, sigue siendo una forma de organización más eficiente que las organizaciones del mundo tradicional. Podemos imaginarlo como una corporación con reglas escritas en código y ejecutadas automáticamente.

Un ejemplo muy claro es el de MakerDAO, la DAO detrás de la stablecoin descentralizada más importante y revolucionaria del mundo cripto: DAI. Analicémoslo con un poco más de detalle. Maker nace con un objetivo muy claro: crear una criptomoneda estable 100% descentralizada que la gente pueda usar en su día a día.

Si bien Maker se proyectó como una DAO desde su origen, para hacer realidad su visión fue necesario mucho trabajo: desarrollo de software, marketing y comunicación, integración con otros productos o proyectos, etc, etc. Para llevar a cabo este tipo de tareas es necesario ser una organización ágil y eficiente. Es por eso que se creó la fundación Maker, una fundación pensada para respaldar las necesidades de la DAO y apoyar su crecimiento y desarrollo.

¿Por qué trajimos este ejemplo a la mesa? Porque luego de un largo camino de aprendizaje, la fundación Maker anunció su disolución total para fines de este año (2021), marcando un hito en la historia de las organizaciones descentralizadas. La DAO ha alcanzado un nivel de madurez suficiente como para auto-gestionarse a través de distintos mecanismos conocidos como protocolos de gobernanza.

Otros ejemplos de DAOs que apuntan a seguir los pasos de Maker son PancakeSwap, Proof of Humanity o Axie. Son organizaciones con objetivos y orígenes totalmente contrapuestos, pero que mantienen la siguiente lógica:

  1. Se crea el producto de la mano de una organización centralizada (fundación, empresa, etc.).
  2. Se implementa un sistema de gobernanza para que la comunidad (los miembros de la DAO) participen de algunas decisiones mientras la organización centralizada sigue manejando los hilos del proyecto.
  3. Paulatinamente se delegan todas las decisiones a la DAO, que eventualmente alcanza una autonomía suficiente como para no depender de la organización centralizada que dio vida al proyecto.

Mariano Di Pietrantonio, quien trabajó mucho tiempo en la fundación Maker y tiene un rol muy activo en la DAO, comparó este proceso con la crianza de un ser humano. Casi todos tenemos la capacidad de ser autónomos y autorregularnos en edad adulta. Sin embargo, somos totalmente incapaces de sobrevivir a nuestros primeros años de vida sin ayuda. 

Necesitamos que nos protejan, alimenten y enseñen miles de cosas antes de poder emanciparnos. Lo mismo sucede con las DAOs, que en sus orígenes dependen de organizaciones centralizadas para crecer y desarrollarse.

Las bases de un futuro descentralizado

Lo cierto es que si bien la mayoría de las DAOs del presente no son del todo descentralizadas ni del todo autónomas, representan un cambio de paradigma total en cuanto a organización del trabajo y al rol de la comunidad. Más allá de la experiencia de MakerDAO, el potencial de esta nueva forma de organizarnos es infinito.


Fuente de la imagen: https://underscore.vc/blog/the-future-is-dao-a-primer-on-daos-and-their-explosive-growth/


¿Te gustó el artículo? Te invitamos a dejarnos tu opinión en nuestro grupo de Telegram